Carrie en un mundo de veganos

El otro día me planteaba, ya que están todo constantemente comentando los beneficios de ser vegano, el qué sucedería con un personaje emblemático de los libros tal como es Carrietta “Carrie” White de Stephen King visto desde el veganismo. Desde que leí a alguien hablar sobre las vacas y el derecho a la no explotación me han surgido varias dudas. Sí, esto fue real por si se lo están preguntando.

Por cierto, el corrector ortográfico ya me quiere corregir esa palabra por “vaginismo”, “mecanismo” o “tetanismo”.

Volviendo al tema. Es inevitable que imagine la escena en la escuela durante el baile de graduación, la más emblemática del libro / película puesto que ahí comienza todo. ¿Qué sería de Carrie sin la sangre? Bueno siempre hay opciones: podrían arrojarle pepinos en la cabeza, quizá sus poderes telekinéticos permitirían que más de uno fuese estocado y atravesado por éstos, pero no tendría tanta gracia o puede que ella tuviera un fuerte golpe y quedara confundida. ¿Quién sabe?

Oh, bueno, supongo que al feminismo extremo la idea de los pepinos les parecerá una alusión a lo fálico pero me temo que estaría chocando contra el veganismo si en vez de eso colocara ostras. Ahí saldrían preguntando por qué nadie piensa en las conchas y los defensores acérrimos de la vida hippie dirían que las perlas son objetos de la burguesía, del clasismo y vaya a saber cuántas cosas más.

La escena de la protagonista con su vestido y rostro con rojo podría ser reemplazada por tomate, mejor aún por tomate podrido. También quitemos las escenas de incendios porque asesinan a las maderas que fueron desprendidas de los árboles para crear sucios postes de electricidad en una pequeña ciudad de mala muerte. Para agregar le podríamos sugerir un vestido natural a la protagonista, sin el plástico que hoy en día gustan de colocarles a las telas, que haya sido tejido a mano y ya que estamos, podríamos decirle a la rellenita Carrie (porque era de cuerpo tirando a redondo en el libro y en la película parece una famélica modelo de Victoria’s Secret) que abandonase un poco la comida chatarra, que los “bultos cochinos” son obra del demonio porque se asemejan a las vacas y que su madre tenía toda la razón del mundo al indicárselo. Se podría decir además que el ejercicio es bueno para la salud y por ende, la profesora de gimnasia era un ser que hacía un aporte valiosísimo al mundo, ¡qué digo mundo! ¡Al universo entero!

Ahora quitemos de la escena la granja también, sendero de destrucción del mal supremo y coloquemos una linda huerta con una valla blanca y rostros sonrientes. Hagamos que los vegetales les hablen a los adolescentes ya que estamos, tratando de influenciarlos en que no almuercen en hamburgueserías o cafeterías de bajo nivel puesto que ahí tienden a desobedecer cualquier regla de buena alimentación.

En pocas palabras: destrocemos todo el argumento de Carrie y hagamos que se asemeje más a Alicia en el País de las Maravillas sin comernos al conejo. Sólo pueden tragar el hongo alucinógeno, recuérdenlo.

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.