La primera oración en los libros

Siempre hay alguien que desea ser escritor y piensa, carcomiéndose las neuronas, cómo es que los grandes autores consiguieron tal apelativo ya que, según los mismos editores afirman, no existe una fórmula del éxito.

Por supuesto que a través del tiempo, las cosas han cambiado muchísimo. Antes, podíamos observar cómo un autor era casi un bardo, relatando los hechos en sus páginas con cierto tono cantarín, con una mezcla acertada de inteligencia conjugada entre un par de palabras. A veces, las mismas traducciones arruinan esa sonoridad, lo cual es una pena, pero necesario para la comprensión de lectores que no comprenden el idioma original.

Es por eso que, en un breve vistazo, les mostraré tan sólo las primeras oraciones (que no debe confundirse con el primer párrafo, lección básica de Lengua y Literatura) de algunos libros de géneros varios para que extraigan sus propias conclusiones debido a que, como sabrán, son las primeras páginas las que hacen que el lector decida o no continuar leyendo. Ahí es donde hay que atraparlos, justo ahí.

  • «Llamadme Ismael». De “Moby Dick”, Herman Melville, 1851. (Reconocida como el mejor inicio de novela jamás escrito en 2006)
  • «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación». De “Historia de dos ciudades”, Charles Dickens, 1859.
  • «Cuando me despierto, el otro lado de la cama está frío». De “Los juegos del hambre”, Suzanne Collins, 2008.
  • «Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las trece». De “1984”, George Orwell, 1949.
  • «Es una verdad reconocida universalmente que un hombre soltero, que posee una gran fortuna, necesita una esposa». De “Orgullo y prejuicio”, Jane Austen, 1813.
  • «Albergo la maldad en mi interior, tan real como un órgano más». De “Lugares oscuros”, Gillian Flynn, 2009.
  • «Todas las familias felices se parecen entre sí; pero cada familia desgraciada tiene un motivo especial para sentirse así». De “Anna Karenina”, León Tolstoi, 1877.
  • «Estoy bien jodido». De “El marciano”, Andy Weir, 2011.
  • «En un agujero en el suelo, vivía un hobbit». De “El hobbit”, J. R. R. Tolkien, 1937.
  • «La sequía  había  durado  ya  diez  millones  de  años,  y  el  reinado  de  los  terribles  saurios  tiempo  ha  que  había  terminado». “2001: Odisea del espacio”, Arthur C. Clarke, 1968.
  • «Eran las cinco de una madrugada de invierno en Siria». De “Asesinato en el Orient Express”, Agatha Christie, 1934.
  • «El año 1866 quedó caracterizado por un extraño acontecimiento, por un fenómeno inexplicable e inexplicado que nadie, sin duda, ha podido olvidar». De “Veinte mil leguas de viaje submarino”, Jules Verne, 1869.
  • «El señor   y   la   señora   Dursley,   que   vivían   en   el   número   4   de   Privet   Drive, estaban  orgullosos  de  decir  que  eran  muy  normales,  afortunadamente». De “Harry Potter y la Piedra Filosofal”, J. K. Rowling, 1997.
  • «Te alegrarás  de  saber  que  ningún  percance  ha  acompañado  el  comienzo  de  la  empresa  que  tú  contemplabas  con  tan  malos  presagios». De “Frankestein o el moderno Prometeo”, Mary Shelley, 1818.
  • «Tras un año de esclavitud en las minas de sal de Endovier, Celaena Sardothien había acabado por acostumbrarse a andar de acá para allá encadenada y a punta de espada». De “Trono de Cristal”, Sarah J. Maas, 2012.
  • «En la  semana  que  precedió  a  la  partida  hacia  Arrakis;  cuando  el  frenesí  de  los  últimos  preparativos  había alcanzado un nivel casi insoportable, una vieja mujer acudió a visitar a la madre del muchacho, Paul». De “Dune”, Frank Herbert, 1965.
  • «Dorothy vivía  en  medio  de  las  extensas  praderas  de  Kansas,  con  su  tío  Henry,  que era granjero, y su tía Em, la esposa de éste». De “El maravilloso mago de Oz”, L. Frank Baum, 1900.
  • «Hay un espejo en mi casa». De “Divergente”, Veronica Roth, 2012.
  • «Hoy hace trescientos cuarenta y ocho años, seis meses y diez y nueve días, que se despertaron los habitantes de París al repiqueteo de todas las campanas tocando a vuelo, en el triple recinto de la ciudad, de la universidad y de la villa». De “Nuestra Señora de París”, Victor Hugo, 1831.
  • «Mira, yo no quería ser mestizo». De “El ladrón del rayo”, Rick Riordan, 2005.
  • «En la antigua ciudad de Londres, un cierto día de otoño del segundo cuarto del siglo XVI, le nació un niño a una familia pobre, de apellido Canty, que no lo deseaba». De “El príncipe y el mendigo”, Mark Twain, 1910.
  • «Había una vez cuatro niños cuyos nombres eran Pedro, Susana, Edmundo y Lucía». De “El león, la bruja y el ropero”, C. S. Lewis, 1950.
  • «Ciencias del Comportamiento, la sección del FBI que se ocupa de resolver los casos de homicidio cometidos por asesinos reincidentes, se encuentra en un semisótano del edificio de la academia de dicha institución en Quántico, medio sepultada bajo tierra». De “El silencio de los inocentes”, Thomas Harris, 1988.
  • «Míster Sherlock Holmes, que generalmente se levantaba muy tarde, a no ser en las frecuentes ocasiones en que permanecía en vela toda la noche, estaba sentado frente a su desayuno». De “El sabueso de los Baskerville”, Arthur Conan Doyle, 1901.

No, no existe una fórmula. Sin embargo, en algunos casos se puede apreciar la clara decadencia a través del tiempo en cómo se inician los libros. Personalmente, yo nunca comenzaría un libro con una maldición, con el aburrido “había una vez” o hablando de un espejo, pero es cosa del autor, ¿cierto?

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.