Escritora Superstar

Después del éxito de Jesucristo Superstar surge la Escritora Superstar y es ni más ni menos que la escritora que ha publicado una única novela en su vida, pero que se maneja como si fuera Madonna.

Veámos:

Miren, yo entiendo que se tengan que promocionar, que no las conozca nadie, que empezar de abajo es costosísimo y todo lo demás. Juro que lo entiendo perfectamente.

Pero existe una línea que separa lo border de la autopromoción.

Algunas autoras con un único, triste y miserable librito publicado, parece que les agarra un ataque de Luis XIV, mejor conocido como el Rey Sol, con delirios varios. (Esta es una representación ficticia, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia):

Día -981: para la salida de mi libro, “Pepita, la pistolera”.

Día -877: decidí cambiar ligeramente la primer estrofa de la página 122 porque no me gustaba.

Día -365: acabo de terminar la tapa del libro. ¿No salió lindo?

Día -2: ¡Ya sale, chicas!

Día -1: (255 mensajes anunciando la salida del libro)

Día 0: Por problemas en la plataforma, está tardando un poco. ¡Pero no desesperen!

Día 845: (comparte el mensaje de su primer compradora)

Día 846: ¡Ya estoy preparando mi próximo libro, titulado “Pepita is back”.

Día -971: “Pepita is back”, próximamente en…

¡Pero pará un poco, Stephen King! ¡Diossss, son insoportables!

A ver, corazones de mamita, eso es un poquitito demente.

Sí sabemos que los que estamos en las redes sociales somos un tanto exhibicionistas, algo egocéntricos, un poco de todo y sazone a gusto. El problema es cuando creen que así captan más adeptos a sus ideas y, por lo menos conmigo, me dan más rechazo que el levantarme por las mañanas temprano. ¡Son insufribles! Si la gente quiere, comenta, sino y bué. A empezar de nuevo, a perfeccionarse, a probar otros horizontes. Quizá lo suyo era ser vedettes, chicas, y no escritoras.

Acá hubo casos de vedettes que escribieron libros para niños así que ya nada puede asombrarme, de verdad les digo. Las plumas, el teatro y los brillos son iguales a hablarle a un nene de 4 años, aparentemente. También hubo casos de ciertas personas que no quiero mencionar que dejaron una prominente carrera como cirujana y terminaron siendo editoras (eso porque no tenían una madre como la mía que en cinco minutos te acomoda de un cachetazo esas ideas estúpidas).

El tema es el spam, o que por ahí los seguís, bueno, “de onda”, sólo por apoyarlos y ya te tiran un mensaje privado que reza: “Sígueme también en Facebook, Instagram, únete a mi lista de correo y si te gustó comenta”. Si me gustó voy a hacer lo que YO QUIERO, no lo que vos querés, infeliz. ¡Y ahora no te comento nada porque me gusta hacer la contra, es más, aunque me regales el libro NO lo voy a leer!

O se creen Danielle Steel y son tan perras escribiendo que dan lástima y uno, por no ser tan malicioso no les dice: “La verdad que apestas”, sino que suaviza sus comentarios. Y a veces deberían ser más crueles, sí, debieron frustrarle la carrera a Raid cuando recién comenzaba, pisotearla y humillarla así no hubiese habido esta oleada de libros basura. ¡Cuántos árboles se perdieron por cosas como esas! ¿Tu familia no te enseñó sobre ecología? A otros, como a Coelho, yo creo que deben haber olido químicos o algo por el estilo que dicen tantas sandeces, dignas de la nueva generación adicta a los YouTubers y a los programas tipo Big Brother.

De verdad, chicas, cansan.

No son Madonna, no son nadie, técnicamente ni siquiera aparecen en la lista de los 100 más vendidos de Kindle. Bajen la patita del acelerador y miren alrededor. Si venden, bien, sino revean qué pasa.

Sé que hay escritores maravillosos prácticamente desconocidos y también conozco los casos como “La conjura de los necios” que terminó siendo best-seller pero su autor ya estaba muerto lamentablemente, todo gracias a su madre. Si ustedes se ponen online y publican cosas aquí y allá gratis, el público llega solo.

No van a pasar 2 días y van a bajar de una limousine a firmar autógrafos, por ahí en la calle no los conoce ni el loro, no se van a volver millonarios como J. K. (la K no existe) Rowling o la loca sexópata de E. L. James. Cálmense.

Y por favor, para los españoles: ¡Dejen de quejarse un poco! Kindle les da muchísimo más margen de venta que a nosotros.

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.