Crónicas del Karma II – Idilio narrativo parte 2

Enjoy KarmaHay una epidemia que suelen desconocer gustosamente en la industria editorial. La desconocen porque es más fácil así, porque son snobs de letras amontonadas que simulan tener una alta concentración de filosofía interior y que, en realidad, no son más profundas que una pileta para niños.

De eso quiero hablarles hoy, de esa epidemia en particular: los prólogos.

Podría dividirse todo esto en un antes y un después, que es casi como la pérdida de la virginidad, porque es una pérdida de cierta ingenuidad interior. Verán, yo creía que los altos eruditos realizaban los prólogos contentos, felices de poder introducir a un colega, habiendo conocido cada rincón, cada detalle que a nosotros, los meros mortales, se nos escapaba entre palabra y palabra.

Gran error.

Lo que encontré en los grandes textos fue pura palabrería. Charlatanes altamente instruidos, que habían leído la ilustre tragedia de “Los hermanos Karamazov” y deseaban plasmarlo en el prólogo de… “Sex and the City”.

Divagantes, delirantes. Hablando de tal o cual libro que no viene al tema, relacionándolo con la filosofía socrática y de repente, ¡pum! Disertan sobre si Hitler debió o no ganar la Segunda Guerra Mundial.

¿Pero qué le pasa a esas personas?

Y no, tampoco hablan demasiado sobre lo relevante en esa obra de la vida del autor, nop. Hablan de ellos con un soberbio “Me recordó a Juanita la Calamuchita, cuando ella escribió, y cito: ‘rezo porque este mundo termine en un sinfín de locuras delirantes y opiáceas'”. Por supuesto, todo esto en un libro que tiene por temática el aborto.

Mire, señor prologuista: ¡Me importa un comino si usted leyó a Marx o si es un capitalista fervoroso! ¡Al grano!

Otra. El libro realmente se compone de 16 fantásticas páginas, pero el prologuista se extendió por más de 37 páginas hablando sobre… sobre… ¡Nada en realidad!

Por fortuna, siempre tendí a saltearme los prólogos de los libros por regla general. Quizá los miraba por arriba cuando nombraban algún otro libro de un autor, cuando eran de 3 páginas en total o cuando eran de conocidos o amigos del autor.

Me pregunto: ¿La idea es aburrir al lector y que abandone el libro antes de siquiera haberse topado con éste? ¿O la idea es que son tan soberbios, arrogantes y egoístas que, como no escribieron un libro propio, deben arruinar la obra de otro?

Los prologuistas tienden a ser saboteadores de autores. Ellos deberían estar vendiendo automóviles mientras que, con una sonrisa en el rostro le dicen al posible comprador que le saldrá 20 mil, cuando en realidad, con extras, terminará costándole al pobre incauto un precio total de 60 mil.

Señores, el prólogo se trata de una introducción a la obra. ¡Enfoque! No se trata de qué leyeron, ni de sus vidas, y a los lectores nos importa un comino si ustedes quieren colocar palabras rimbombantes para demostrar que leyeron más que nosotros. Y es que usted, señor prologuista, es el actor de segunda mano, es la calavera en la mano de Hamlet, está ahí como un accesorio (¡y debería estar agradecido siquiera de estarlo!) que añade un poco de sazón. Nada más. No delire en las alturas ni descienda a los infiernos, usted está como mediador entre el lector y el autor, no tiene por qué fastidiarnos el día.

Así que, señor prologuista, entienda que a nosotros en realidad no nos interesa su presencia, lo importante es la obra y si el telón cae o no, eso no dependerá de su florida retórica sino de lo que nosotros como lectores decidamos. ¡Ubíquese en la palmera de una buena vez!

Gracias por su atención.

PD: La próxima vez que tenga insomnio leeré su prólogo.

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.