Pateando clichés lésbico románticos

Como se habrán dado cuenta a estas alturas, me gusta patear cosas. Y es que, o ustedes son demasiado creídas con todo o yo demasiado paranoica y veo reiteraciones por doquier.

¡Si eres una de las mujeres que busca hacer un éxito de tu próxima novela lésbica de romance, no puedes dejar de leer esto! (O llamar al 0-800-KILL-ME y esperar a ser atendida).

A ver, estás haciendo una novela y…

a) Uno o ambos personajes son millonarios.

A ver, chicas, ¿nunca una muerta de hambre, no? Técnicamente, si lo piensan, sus “matrimonios” no durarían más que los de cualquier trepadora que se casa por dinero. No hay violines en sus obras. Nunca tienen problemas para pagar el alquiler (o renta, como lo llamen).

See, les doy un ejemplo: BL Miller con su Amor Accidental estuvo casi a punto de lograrlo… pero lo arruinó con la millonaria y su Porsche. La jodió, en pocas palabras.

Otra es que viven en un maravilloso mundo, nunca como nosotras tercermundistas que tenemos “corralitos”, cortes de luz, nos cortan el agua y puteamos porque no podemos bañarnos… así indefinidamente. En sus mundos idílicos no existe la corrupción, su “princesa azul” jamás les será infiel y comerán perdices por siempre.

Cabe la aclaración que tampoco sufren de problemas de sudoración, problemas hormonales que les haga crecer el pelo como la mujer lobo, tampoco de alergias, nunca enferman, son las hermanas perdidas de Superman y conocen el nombre de Rumpelstinskin (aunque el 99% no sabe de qué carajo estoy hablando y si lo saben, sólo fue gracias a Shrek, ¿o no?).

b) Uno o ambos personajes creen en el amor eterno, más allá del infierno, el Paraíso y los confines del espacio sideral.

Está muy bien que crean en el amor y toda la perinola. Pero a la hora de la verdad, digan, ¿es acaso ese versito eterno del que nos quejamos el que además nos encanta? Sólo admitan que les gusta los cuentos de hadas y ya.

Nunca van a ver que una lesbiana, por mucha camisa a cuadros que tenga, que se ande “pasando” a otra cuando se percata (casi como si le cayera un meteorito en la cabeza) que el amor de su vida está interesada en ella.

¡Hey! ¡Pero qué bien que nunca se equivoquen!

O se va, para meditar por supuesto, pero no se acuesta con ninguna porque su corazón no puede estallar más que de alegría por esa, la mujer de sus sueños… ¿Sos Carmilla?

Es más, si alguna demente se le ocurre convertir en polvo de estrellas (vi demasiado Sailor Moon) a su amada, esta volverá de ese estadio atómico sólo porque la ama. Voy a vomitar.

¿Y si está confundida? ¡Hora de apelar al súper poder lésbico: convertir a las que “no son”! Ok, tengo ese súper poder, ¿pero siempre funciona? Nope. ¿Y cuánto tarda? Pfff, no querrán saberlo, menos hacer una novela de 5.000 páginas (apenas hacen una de 300 decente).

c) Uno o ambos de tus personajes tienen orgasmos magnánimos.

TsunamiHello, Kitties varias… ¡hora del orgasmo!

¿Cómo es la onda? ¿Qué toman? Me acabo de enterar que el afrodisíaco femenino más potente son las teclas, especialmente las del teclado de computadora, porque aparentemente los litros de líquido cual tsunami que surgen de la entrepierna femenina son tan inacabables como El señor de los anillos en una maratón de todas sus películas. O sea, ¡paren un poco! Yo veo “uh”, “ah” y “síiiiii” o su variante “sí, así, no pares”.

Ok, corten.

Para mí que las autoras fueron las responsables de todos los tsunamis en Indonesia, Japón y alrededor del mundo en general.

Multiorgásmicas, manos que parecen las de Kali la destructora… o sea el típico “sus manos estaban por todas partes”, que en realidad se traduce como “no sé qué poner ya y tengo que hacerla acabar”. ¡Ya entendimos! ¡Nos hacemos hinduístas! Las manos mágicas te dirán... (así canto cada tanto), sin embargo es absurdo, es tonto, es… Nunca tienen una uña rota que en cierto momento ¡ups!, ni siquiera describen las uñas si lo pienso. Y ni hablar, ellas no se golpean en el sexo, no existe el mal sexo, siempre llegan al orgasmo, nunca se chocaron los dientes, nunca tienen un accidente al caer de la cama, resbalarse, chocarse contra algo, etc. Y, como frutilla del postre, siempre están bien dispuestas, sea la hora que sea, hayan trabajado como un perro o tengan a su padre todavía velándose en el cajón. Amén.

d) Una o varias escenas se centran en locación acuática o símil (ya sea baños, simples bañeras o hidromasajes, el río, el mar, etc.)

Tienen un problemita con lo húmedo, evidentemente. O, quieren ser Ricky Martin.

Este es un fetiche típicamente Xenite, venido desde los tiempos de dioses antiguos cuando Xena y Gabrielle se bañaban… el río, la bañera, cualquier cosa con tal de mojar a las chicas como excusa para el subtexto.

¿Por qué entonces en una novela? ¿Es sexy? A algunas les gustará, por supuesto. ¿La imagen de la chica mojada las induce a pensar en otra parte humedecida en sus retorcidas mentecillas?

e) ¿Porsche o Harley-Davidson?

Lesbianas pobres, sufran. Ah, ¿no es esa la intención de las autoras? Vayamos por partes: aunque estén jugando a los Sims empiezan de lo más bajo, sin tener demasiado dinero. ¡Pero nooooo! ¡Ellas quieren una Harley entre sus piernas! (Y después critican a Freud llamándolo misógino). Tienen un problema con la carencia de pene, déjenme decirles, y es la única vez que puedo darle la razón a Sigmund.

¿Cuántas de ustedes tienen un vehículo de lujo? ¿Sus automóviles nunca se averían? ¿Nunca pinchan una rueda? ¿Nunca se les explota, explota, me expló, el capot en una llamarada de fuego? Nunca rayan el auto, estacionan como chofer de Fórmula Uno y son la otra mitad del alma de Michael Schumacher. Bien, sigan así.

f) Lesbiana deportista y/o artista, CEO, militar, policía, detective, médico, etc…

Si son artistas, triunfan y ganan millones. Si son deportistas, el campo de juego lo es todo y ganan las copas como si fuera fácil. Si son militares están altamente condecoradas, si son policías siempre atrapan no sólo al ladrón sino también a la damisela. Como médicos le enseñaron a hacer bypass a los más reputados doctores…

¿Es que nunca tienen altibajos? ¿Es que siempre están en la cumbre de todo, allá arriba en las alturas, rodeadas por rascacielos y una secretaria latina?

g) Creando a la súper lesbiana

Ni en los sueños más absurdos de Mary Shelley ocurrió la creación de esta bestia, este personaje de dudosa procedencia como es la súper lesbiana.

Como ya dije, es inmune a las enfermedades, como no dije es altamente valerosa, nunca tiene miedo, se enfrenta a cualquier pandilla en pos del amor de su vida y jamás termina con un ojo morado.

¿Genial, eh? Sep. Esta mujer tiene los huesos de adamantium, es la envidia de Afrodita por su belleza, no posee rastro alguno de deficiencia en su cuerpo o siquiera un lunar, tiene una voz melodiosa y a la única persona que agrede verbalmente es a esa mujer de su vida… Porque por todo lo demás es una Eva antes de comer la manzana (que en realidad era membrillo, pero no viene al caso).

h) Familia

Si a una de los dos personajes su familia la rechaza, a la otra la ama con profundidad y aceptan como hija en su seno a su nueva pareja. Sino, matemos a la familia u obviemosla, total no se dan cuenta, o denle un perro, gato o algún bicho así mostramos lo buena que es y las tontas suspiran.

i) Matemos a la lesbiana

Esta es mi parte favorita. En las series, cuando los actores no firman contrato nuevamente, o son negros, chinos o latinos, los matan. ¿Por qué habría de ser distinto con una lesbiana rarita? Y justo cuando estaban cantando que estaban enamoradas ¡pum! Chau. La otra enloquecerá, llorará un mar de lágrimas y maldecirá a los infiernos (sí, ustedes también, c’est la vie).

Pero el sadismo no sólo se refleja en la pantalla boba sino también en los libros. El primer amor se le murió; ella justo la dejó y la otra se murió; estaba feliz en pareja y se murió; era una perra y termina siendo asesinada por Deux ex machina ya que necesitamos que se muera para darle un toque melancólico, profundo, de madurez… O sea que la muerte las hace madurar porque cayeron antes de tiempo del árbol. Ahora sí está lista, pongámosle otra pareja.

¿Cruel? Cierto, pero es el recurso más utilizado y me cansa que lloren cada vez que matan a alguien. Ok, supérenlo, Xena no revivió y yo convivo con esa realidad hace años. ¿Para qué están los fans sino para hacer lo que se les canta con sus personajes favoritos?

j) Lady in red

Los meses transcurren, el amor fluye adecuadamente o con algún traspié, ellas se besan a la luz de la luna, bailan en la pista y todas las envidian. ¡Es el amor mayúsculo!

Y nunca se indisponen.

Ese amigo del alma que te arruina desde la ropa a los planes sexuales que podrías tener nunca sucede en ese libro que tanto te gusta. ¡Olvídate de los tampones y los ciclos! ¡Olvídate de tener las dos distintas fechas! La vida es más maravillosa sin esos óvulos molestos. La única regla que se puede ver en una de las novelas lésbicas, es la que se azota contra las nalgas de la más sensible de las dos chicas mientras la otra sonrie. ¡Sí, señoras! ¡Eso es! Punto para los clichés.

Con esto me despido, señoras, yo que pensaba hacerla corta me salió más largo que orgasmo de novela rosa. En fin, nos vemos cuando la próxima luna llena aparezca en el horizonte o el próximo tsunami nos tape. See ya!

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.