Pateando clichés fantásticos

Posiblemente la mayoría desconozca la inmensa cantidad de clichés que la literatura fantástica (y ese género en general) tienen, pero resulta ser que hoy leí una lista y todavía me sigo riendo. Son taaaan predecibles:

Por supuesto que vamos a ver un par de ejemplos con esto y citar a mi querida serie favorita, Xena: Warrior Princess para todos aquellos que se burlan que parece bizarra (y en realidad parece, pero en el fondo no lo es)

  1. El héroe huérfano: Hay un placer especial en asesinar a los padres del héroe y, además, reduce el tener que contar en la trama qué hizo de chico porque, claro, un héroe tiene que ser especial. Te quiero igual, Batman. En los ejemplos que leí se salvó sólo Percy Jackson. ¿Y Xena? Ahí anda Cyrene, su madre, con su taberna, viva, renegando de su hija por supuesto.
  2. La profecía del Elegido: Tiemblan todos los oráculos y adivinos cada vez que “the One” (El elegido) aparece en escena. Porque es único, porque lo hará sin importar… ¡aburrido! Por cierto, Xena no tenía profecía alguna y, de hecho, dejó de lado ser la elegida de Ares, el dios de la guerra.
  3. El viejo mago es maestro: Nunca un enano, nunca una mujer. No. El mago (masculino) con marcadas arrugas y olor a añejo explicará, ayudará, bla, bla. Yoda, por ejemplo, es una versión enana, verde y algo maliciosa del viejo mago. ¿A Xena le explicó…? Nop, aprendió golpeándose en la cabeza. Gracias, pasemos a la siguiente.
  4. Rojo y negro es malo: Así decía mi madre, y es que, el malo siempre viene de negro o, en su defecto, de rojo oscuro como la sangre. A ver, chicos, podrían vestirlo de violeta como en el caso de He-Man (aunque en los dibujos rara vez se usa el negro y se cambia por violeta). El negro es lindo ¿qué tiene de malo? ¿El que subjetivamente represente la muerte? ¿Y qué con eso? Xena viene de negro y Gabrielle, en la última temporada anda vestida de rojo oscuro-bordó.
  5. Lindo es sinónimo de bueno: Como si no hubiera gente linda hija de… ¿por qué deforman al malo? ¿Es necesario? Y siempre son oscuritos. ¡Pero qué racistas que son, che!
  6. Mujer florero: Y sí, la mujer está ahí, conteniendo su respiración hasta más no poder porque el héroe salvará el día. Esto me recuerda mucho a Saint Seiya donde me daba ganas de matar a Atena. ¿Para qué molestarse con tantos litros de sangre si la tonta de Saori lo único que hacía era estar impecable y durmiendo o algo por el estilo? Que yo sepa, Atenea era una guerrera. Y bueno, por supuesto que en Xena esta regla se la meten por el culo de entrada nomás.
  7. El gigantón como amigo: ¿Quién no tiene un amigo que mide casi 3 metros y que golpea a cualquier enemigo nuestro? Ah, ¿no tienen? Pero si… Y la masa corporal es inversamente proporcional a su cociente intelectual, es decir, cuanto más grandes son menor es su inteligencia.
  8. Litros de sangre, litros de sudor: ¿Qué problema tienen con las heridas, eh? ¿Acaso no coagulan? Lo increíble del género fantástico son las heridas, los golpean de muerte y continúan luchando una semana seguida. Véase las batallas de Goku, toda la saga de las Doce Casas en Saint Seiya, véase cualquier cosa. Y eso sí, al finalizar las batallas están desangrados pero no deshidratados, las maravillas de tener un cuerpo privilegiado y ser el protagonista.
  9. Eso puede destruir el mundo: ¿Qué es “eso”? Y bueno, pensemos en el Anillo Único. Aunque el Cantar de los Nibelungos trata de lo mismo que el Señor de los Anillos. Otra de las cosas es por ejemplo Excalibur, o el Santo Grial, o la Lanza de Longino. Ok, ok, ya entendimos que el objeto es poderoso y que el héroe deberá protegerlo a toda costa.
  10. Seres feéricos: Los tradicionales de siempre como los dragones, hadas, enanos, monstruitos en general ya saben, sean lindos o no, siempre están por ahí para dar indicaciones o para hacer de personajes secundarios.

Menos mal que no habló del camino del héroe… ¡Andá a hacer una fantasía retorciendo eso! ¡Es casi imposible! Al menos alguno siempre cae dentro de la historia ¿Qué no saben qué es? Uff, bueno, son doce pasos.

como convertirse en superheroe

  1. Mundo ordinario: Todo era normal hasta que… Siempre es lo mismo.
  2. ¡A la aventura!: El problema, desafío o aventura es presentado.
  3. Reticencia o rechazo a la llamada: No, la verdad es que justo ese día en el que tengo que ir a luchar con un Lord Oscuro tengo que ir a ver a mi odontólogo y la verdad que no puedo… Bueno, ¿a quién le gustaría ir a retorcerse al confín del universo por nada más que salvar el mundo si es más fácil quedarse en casa?
  4. Momento del mentor o ayuda sobrenatural: Los guías aparecen cuando el camino ya está trazado aunque suene cruel, es así. Deberá entrenar, aprender y ser vapuleado un poco así se va acostumbrando a lo que viene.
  5. Cruzando el umbral: El héroe deja atrás lo cotidiano para sumergirse de lleno en la aventura. (Inserte pavor aquí)
  6. Pruebas, aliados, enemigos: Eche una pizca de prueba, añada un aliado que facilite la misma y un enemigo que complique todo. ¡Y listo! La fórmula perfecta de la primera prueba que preparará al héroe para un mañana perfecto.
  7. Acercamiento: Un par de éxitos es todo lo que un héroe necesita para afirmar esta nueva identidad que posee.
  8. Prueba difícil o traumática: El escritor de fantasía no quiere admitirlo pero es más sádico que Jack el Destripador. Le gusta ver sufrir a sus personajes y traumarlos es la mejor manera de educarlos para ser el tipo de héroe que se requiere.
  9. Recompensa: Una palmadita en la espalda después de robarle a sus amigos, parientes, poner en peligro su vida, lacerar su piel y amoratar sus cuerpos hasta casi que son irreconocibles. ¡Pero bueno! ¡Qué generoso que es el autor! Una palmada, descansa cinco minutos que sales de nuevo al ring querido héroe.
  10. El regreso: Y el héroe volverá a la normalidad (o lo que quede de ésta).
  11. Resurrección del héroe: No sólo Jesús resucitó, también lo hizo Darth Vader. Esto significa otra prueba más de vida o de muerte, les dije que en cinco volvía al ring, ¿no? Hete aquí.
  12. El elixir: La ambrosía que salvará a la humanidad es la última recompensa que hará que todos canten y bailen al son de la música. Todos serán felices y todo eso gracias al héroe, el único que podía lograrlo.

Para historias felices, consígase un héroe. Sí, sí, sí, nos vemos luego. ¡Arre unicornio!

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.