Realismo depresivo: Apuntes de una visión personal

El término temido. No es algo para asustarse tanto, pero las personas parecen huirle. Por ejemplo si digo:  “Lo que fácil viene, fácil se va” entraría dentro del llamado “Realismo depresivo” y no es nada de otro mundo.

El concepto de realismo depresivo apareció en 1979 a manos de dos psicólogas estadounidenses, Lauren Alloy y Yvonne Abramson, concluyendo que quiénes “padecen” del realismo depresivo son más realistas que quiénes no tienen este tipo de percepción de la realidad.

Aparentemente, los realistas depresivos miden mejor la realidad que las demás personas porque ven más la negatividad. Por ejemplo: una persona cualquiera dirá que va a conseguir un trabajo, pero el realista depresivo verá que falló en X condición e inmediatamente tomará eso en cuenta. Así, se cree que las personas que no tienen esta cualidad tienden a ver de un modo tan positivo las cosas que pasan a ser poco realistas.

Es todo una cuestión de percepción personal.

Algunos autores ven de modo que podía catalogarse de “realismo depresivo” ciertas cuestiones, por ejemplo Proust en su pensamiento sobre el ser feliz:

“No se llega a ser feliz, pero se hacen observaciones sobre las razones que impiden serlo y que hubieran permanecido invisibles sin estos bruscos aguijonazos de la decepción”. Marcel Proust.

Pero por ser “depresivo” no quiere decir que algo carezca de humor negro, ironía o sarcasmo utilizados como armas en un enunciado casi asesino:

“Algunas veces pienso en lo que los historiadores del futuro dirán de nosotros. Una sola frase será suficiente para definir al hombre moderno: fornicaba y leía periódicos”. Albert Camus.

Pensamientos sobre el poder en sí también podemos verlos de esta forma:

“Ellos mandan hoy… ¡porque tú obedeces!” Albert Camus

¡Por supuesto que sí! Pero pocos lo admiten en la cara de los obedientes, hay que tener mucho carácter para gritarlo a los cuatro vientos. El realismo depresivo es incómodo porque, como me gusta decir a mí, “te refriega la realidad en la cara”.

“En la antigüedad los libros eran escritos por hombres de letras y leídos por el público. Hoy en día los libros son escritos por el público y leídos por nadie”. Oscar Wilde.

Wilde hablando de la actualidad que le tocaba vivir, una frase terrible puesto que ahora por más que las cosas se hayan masificado, no hay demasiadas mejorías a la situación literaria. Sí, casi todos saben leer, ¿pero cuántos saben pensar por sí mismos? No analizamos, absorbemos lo que nos dicen los medios que absorbamos y retengamos como valioso.

“Ten cuidado con lo que deseas, se puede convertir en realidad”. Oscar Wilde.

Si alguna vez quisiste demasiado algo y cuando se cumplió no era como esperabas, la anterior es tu frase. Claro que sí, sucede, pero a la mayoría no le gusta creer que sucederá. Eso me recuerda una parte de una canción:

“An old man turned ninety-eight
He won the lottery and died the next day”

“Un anciano cumplió noventa y ocho años,
ganó la lotería y murió al día siguiente”.

Pero la letra de la canción “Ironic” de la canadiense Alanis Morissette continúa burlándose, sobre todo en su coro.

“A traffic jam when you’re already late
A no-smoking sign on your cigarette break (…)
It’s meeting the man of my dreams
And then meeting his beautiful wife
And isn’t it ironic… don’t you think?
A little too ironic… and yeah I really do think…”

“Un atasco de tráfico cuando ya llegas tarde.
Un letrero de No Fumar en tu pausa para fumar (…)
Es conocer al hombre de mis sueños,
y después conocer a su preciosa esposa,
Es irónico… ¿no crees?
Un poco demasiado irónico… Y see, realmente lo creo…”

Alanis Morissette

Pero pueden dejar el humor de lado, para concentrarse en el lado oscuro donde nadie quiere llegar, esa parte que una gran mayoría ignora porque desea creer que no existe. Para eso tenemos autores como a Poe:

“Y cosecharon los frutos maduros de su perdición”. Edgar Allan Poe

Es fantástico, ¿no es así? Poético como el tradicional “Y comieron perdices para siempre” pero en su versión oscura, casi como la gemela maldita de la familia. No serán felices, ellos se dirigen a la perdición, lisa y llanamente, Poe no les da el beneficio de la escapatoria en la frase.

“Y en la profunda oscuridad permanecí largo tiempo atónito, temeroso… Soñando sueños que ningún mortal se haya atrevido a soñar jamás”. Edgar Allan Poe

Poéticamente hermoso, es innegable, Poe tenía el don de las musas pero éstas eran oscuras y allí radica su belleza. Es triste, trágico, oscuro y decadente pero a la vez hermoso.

“Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos. (Epitafio para un perro)“. Lord Byron

Ahí está de nuevo esa burla despiadada de la sociedad, de las personas y el mundo. Es pesimista, sí. La sátira hace que sea más “digerible” para la mayoría, pero no deja de ser una verdad del autor que ve negativamente a las personas.

Si en la Grecia antigüa los filósofos se ocupaban de ver la belleza y las virtudes, esta clase de pesimistas depresivos llegaron para hacer la antítesis, para sacudir a las personas hasta que reaccionasen de una buena vez… por las buenas o por las malas.

“An’ I dont give a damn
‘bout my reputation
The worlds in trouble
Theres no communication
An’ everyone can say
What they want to say (…)”

“Y me importa un carajo
mi reputación
El mundo esta en problemas
No hay comunicación
Y cualquiera puede decir
lo que quiera decir (…)”

Joan Jett

Así las letras de las canciones se van apilando en visiones negativas, los autores ya no escriben sobre finales felices porque algunos notan que las cosas no son como las plantean. La década de los ’80 con sus diferentes subculturas fue el ápice de toda una gran lluvia de material de este tipo que continúa hasta nuestros días.

Y los escritores hacen su parte también, con críticas feroces, pero a ellos se les dio un sitio desde siempre a diferencia de la música.

“Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro, imagina una bota aplastando un rostro humano incesantemente”. George Orwell

Pero dentro del realismo depresivo hay posturas que sirven no sólo para ver por ver la negatividad, sino también para pensar sobre algo en particular.

“¿Cómo sabes si la Tierra no es más que el infierno de otro planeta?” Aldous Huxley

Y siempre habrán planteos sobre el lado positivo de las cosas.

“La felicidad no existe. Lo único que existe es el deseo de ser feliz”. Antón Chéjov

La realidad se digiere diferente y el realista depresivo ahora tiene la oportunidad de gritar en voz alta lo que quiera, sin importar si molesta o no a otros. Cosas como la democracia y los Derechos Humanos se encargan de velar por algunas cuestiones como la libertad de expresión que tanto hacen por el realista depresivo.

¡Pero vamos! Siempre hay algo para criticar. De eso se encarga el realista depresivo, nadando en un mar de información, tomando cada pedacito y dándole una patada a quiénes ven la vida color de rosa. Es su óptica, su percepción, su forma de ver las cosas y, como dijeron algunas personas en Twitter que debatían conmigo sobre este tema en particular: “Ojalá que hubiera más personas así”. Coincido.

Anuncios

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.